jueves, 24 de abril de 2014

Acercamiento a la Alianza del Pacífico

Para una asociación completa son necesarios acuerdos con los distintos países signatarios del tratado fundacional: Colombia, Chile, México y Perú. Según el vicecanciller Federico González, la intención es progresar lo más posible en este sentido antes de la asamblea de la Alianza del Pacífico, prevista para el próximo 22 de junio.


Están programadas misiones similares a México y Chile, país este último con el que se tienen avanzadas negociaciones para arribar a un acuerdo de libre comercio.

Es acertada la iniciativa de la Cancillería y del gobierno de impulsar con la mayor energía el acercamiento a este nuevo bloque económico en el continente. Los miembros de esta organización son cuatro de las más pujantes economías del continente. Suman 215 millones de habitantes y llegan juntas a casi el 35% del Producto Interno Bruto (PIB) de Latinoamérica. Además, por su posición geográfica y en atención a los procesos económicos actualmente en curso en el mundo, la Alianza del Pacífico hará una fuerte apuesta a las relaciones con los países del Pacífico asiático y de Oceanía, como China, Japón, Singapur y Australia. Desde su misma fundación, este proyecto de integración buscó diferenciarse muy claramente del Mercosur. Para tener una idea de las diferencias en las políticas económicas de unos y otros bastará recordar que, de acuerdo con el Global Trade Alert (GTA), organización vinculada al Banco Mundial y que analiza las restricciones al comercio a escala mundial, Argentina es el país con mayores trabas proteccionistas del mundo. De acuerdo con el informe, el país vecino aplica un total de 179 distintas restricciones al ingreso de productos extranjeros a su mercado. En el continente, le siguen Brasil, con 95; Perú con 12 y Venezuela con 11. Por ejemplo, un exportador paraguayo debe superar no menos de 20 barreras paraarancelarias para introducir sus productos en el mercado argentino. En contrapartida, los argentinos se enfrentan a menos de la mitad de este número.

Este desequilibrio –que no es un fenómeno de los últimos años, sino que ya lleva décadas– contradice abiertamente el espíritu y la letra del Tratado de Asunción que fundó el Mercosur en 1991.

La disposición de la Cancillería de imprimir un ritmo más vigoroso al proceso de incorporación a la Alianza del Pacífico parece indicar que finalmente se comprende desde el sector público la necesidad de nuestro país de ampliar los horizontes de su política exterior, demasiado centrada en los países limítrofes y en relaciones tradicionales que no han reportado muchos beneficios a los paraguayos en los últimos tiempos. Una política exterior moderna y ajustada a los requerimientos de la sociedad actual no puede circunscribirse a los vecinos, sino que tiene el imperativo de expandirse más allá de las fronteras, de las regiones, de los continentes. Paraguay tiene que perder el miedo y abrirse a todas las posibilidades en el campo de las relaciones internacionales, los acuerdos comerciales y todo tipo de alianzas en el mundo.

Mientras la relación de nuestro país con el mundo no tenga la categoría de una política de Estado estaremos condenados a ser el furgón de cola de los planes de otras naciones.

http://www.lanacion.com.py/articulo/162922-acercamiento-a-la-alianza-del-pacifico.html